Peguntas frecuentes

Es necesario que compruebes periódicamente la presión del agua en tu instalación. El circuito de la caldera debe de estar lleno de agua y las llaves de salida y retorno de calefacción abiertas.

Con la caldera en frio la presión debe de estar entre 1 y 1,3 bares (1,3 kg/cm2).

Con la calefacción en funcionamiento la presión subirá ½ bar aproximadamente y volverá a su estado inicial cuando se enfríe.

Si la presión disminuye, debes de avisar a tu instalador o Servicio Técnico Oficial, pues existe la posibilidad de que haya fuga o pierda agua por la llave de vaciado o la válvula de seguridad de la caldera.

Con la caldera en frio la presión debe de estar entre 1 y 1,3 bares (1,3 kg/cm2).

Con la calefacción en funcionamiento la presión subirá ½ bar aproximadamente y volverá a su estado inicial cuando se enfríe.

Si la presión se encuentra por debajo de un bar (1kg/cm2), debes de avisar a tu instalador o Servicio Técnico Oficial ya que podría haber una fuga o perdida de agua por la llave de vaciado o la válvula de seguridad de su caldera.

Cuando compruebes la presión de tu caldera es necesario que el circuito de tu instalación este lleno de agua y las llaves de salida y retorno de calefacción abiertas.

Debes situar los termostatos de regulación de la caldera en 80 ºC y el termostato de ambiente en 20 ºC.

Si algún radiador produce ruido, purgarlo y volver a llenar lentamente la instalación hasta 1,3 bares; siempre que se purguen los radiadores, hacerlo con la caldera en frio y parada, nunca cuando la instalación este caliente.

Con la calefacción en funcionamiento la presión subirá ½ bar aproximadamente y volverá a su estado inicial cuando se enfríe.

Si la presión se encuentra por debajo de un bar (1kg/cm2), debes de avisar a tu instalador o Servicio Técnico Oficial ya que podría haber una fuga o perdida de agua por la llave de vaciado o la válvula de seguridad de su caldera.

Cuando compruebes la presión de tu caldera es necesario que el circuito de tu instalación este lleno de agua y las llaves de salida y retorno de calefacción abiertas.

Verificar que llegan a la caldera la electricidad y el gas.

Verificar que la presión de la caldera está en 1,3 bares con la calefacción parada.

Verificar que el indicador luminoso rojo no está encendido. Si lo está, presiona el botón “reset”, junto al indicador rojo.

Con la caldera en frio la presión debe de estar entre 1 y 1,3 bares (1,3 kg/cm2).

Con la calefacción en funcionamiento la presión subirá ½ bar aproximadamente y volverá a su estado inicial cuando se enfríe.

Si la presión se encuentra por debajo de un bar (1kg/cm2), debes de avisar a tu instalador o Servicio Técnico Oficial ya que podría haber una fuga o perdida de agua por la llave de vaciado o la válvula de seguridad de su caldera.

Cuando compruebes la presión de tu caldera es necesario que el circuito de tu instalación este lleno de agua y las llaves de salida y retorno de calefacción abiertas.

Verificar que la presión de la caldera está en 1,3 bares con la calefacción parada. Para bajar la presión basta con abrir un purgador de un radiador y dejar que salga el agua hasta que se alcance la presión correcta. 

Comprobar que el grifo de llenado está cerrado correctamente.

Si hay riesgo de heladas, añadir al agua de la instalación anticongelante. En el caso de ausencias cortas, dejar el termostato de ambiente en 10ºC y la caldera encendida. Las calderas modernas tienen un dispositivo de anti–hielo, pero para que funcione esta seguridad, la caldera tiene que estar encendida. Una caldera y un quemador limpios son una garantía para ahorrar combustible y evitar que los gases de la combustión perjudiquen nuestro ambiente.